fbpx

¿CON QUÉ FRECUENCIA DEBO BAÑAR A MI BEBÉ? BÁSICOS DEL BAÑO DEL BEBÉ Cuidado Diario Parte 3, Serie Cuidado Básico del Bebé

El momento en el que traes tu bebé a casa representa una gran transición. Al principio, es normal que las tareas del día a día te llenen de ansiedad, especialmente si no has pasado mucho tiempo con bebés en el pasado. No pasará mucho tiempo hasta que sepas determinar cómo bañar a tu bebé y cómo cuidar de su piel y sus uñas. Mientras tanto, una excelente manera de aliviar la incertidumbre de los primeros días es tener a mano fuentes de información útiles. No estás sola o sola: tu pediatra puede brindarte las instrucciones y el apoyo que necesitas para cuidar a tu bebé de la mejor manera posible. Sin embargo, recuerda siempre que las señales más valiosas vendrán de tu bebé. Ellos hacen saber cuándo quieren que los alimenten, cómo quieren que los carguen, cómo les gusta que los consuelen. Esto reforzará gradualmente tus instintos de madre o padre.

 

En esta tercera parte de la serie de artículos sobre el cuidado diario, compartiremos consejos sobre cómo bañar a tu bebé y cómo cuidar de su piel y sus uñas.

 

Siempre que estés limpiando bien el área del pañal de tu bebé durante el cambio de pañal, no necesitarás bañar muy frecuentemente a tu bebé. De hecho, un baño corto, con un jabón suave, tres veces por semana o una vez al día durante el primer año del bebé, será todo lo que tu bebé necesitará. Bañar a tu bebé con más frecuencia puede causar resequedad en la piel, especialmente si se usa un jabón irritante o deshidratante. Entre otras causas de sequedad está el dejar que el agua se evapore de la piel del bebé, en vez de secarlo directamente con palmaditas luego del baño.

 

Bañando a tu Bebé: Paso a Paso

 

Si el cordón umbilical de tu bebé aún no ha sanado:

 

  1. Reúne todo lo que necesitarás: un cubo con agua tibia (no caliente), un paño húmedo y un poco de jabón para bebés sin fragancia.

 

  1. Coloca a tu bebé sobre una superficie plana y cómoda (por ejemplo, cambiador, cama, piso, o meseta del lavamanos) sobre la cual ya has colocado una manta o toalla suave. Asegúrate de que la temperatura de la habitación sea cálida. Si tu bebé está sobre una superficie elevada, asegúralo bien (con una correa especial de seguridad o con las manos) para evitar accidentes. Nunca dejes a tu bebé solo mientras lo bañas. Si olvidaste algo o necesitas alejarte por un segundo, envuelve a tu bebé en una toalla tibia y llévalo contigo.

 

  1. Mantén a tu bebé envuelto en una toalla y solo deja descubiertas las partes que lavarás. Usa el paño húmedo, sin jabón, para limpiar su cara. Luego, lava el resto de su cuerpo con agua tibia y jabón, dejando el área del pañal para el final.

 

  • Presta especial atención a los pliegues debajo de los brazos, detrás de las orejas y alrededor del cuello.
  • En las niñas, presta especial atención a la zona genital.
  • En el caso de los niños no circuncidados, asegúrate de nunca retraer con fuerza el prepucio, ya que puede lastimarlos y causar irritación o inflamación. Pueden pasar varios años hasta que el prepucio se retraiga por completo. El área genital exterior se puede limpiar con agua tibia y jabón. Lo mismo se puede hacer debajo del prepucio, pero solo si se retrae fácilmente.
  • Para los niños circuncidados, el área genital se puede limpiar de manera similar al resto del cuerpo.

 

  1. Las toallas con capuchas incorporadas son la mejor manera de mantener abrigado a tu bebé una vez que hayas terminado de bañarlo.

 

Si el cordón umbilical de tu bebé está curado:

 

  1. En lugar de baños de esponja o con paño, puedes intentar bañar a tu bebé directamente en una bañera pequeña, lavamanos o bañito de plástico forrado con una toalla limpia. Estos baños deben ser lo más breves y suaves posibles. Es normal si tu bebé protesta al principio, y una pequeña protesta es aceptable. Sin embargo, si tu bebé parece sentirse muy agobiado, es mejor continuar con los baños de esponja o con un paño durante un par de semanas más hasta que se muestre listo para los baños directos. El baño debe ser una experiencia divertida y relajante; nunca apresures a tu bebé a hacer algo que no parece disfrutar.

 

  1. Necesitarás las mismas herramientas que para el baño de esponja, más un recipiente para enjuagar a tu bebé con agua limpia. Si tu bebé tiene cabello, deberás agregar champú. Nuevamente, nunca dejes a tu bebé solo en la bañera si necesitas alejarte por un segundo.

 

  1. Inmediatamente después de desvestir al bebé, colócalo en el agua tibia (no caliente) para evitar que se enfríe. Con una mano, sostén la cabeza de tu bebé y con la otra, guíalo hacia el agua, bajando suavemente su cuerpo (los pies primero). Por razones de seguridad, la mayor parte del cuerpo y la cara de tu bebé deben permanecer muy por encima del nivel del agua. Por esto, es necesario verter agua constantemente sobre las partes de su cuerpo que están fuera del agua para mantenerlas calientes.

 

Cuidado de la Piel y las Uñas

 

La piel de tu bebé es propensa a desarrollar irritación por los químicos que se encuentran en la ropa nueva y los residuos de detergente en sus pertenencias que se han lavado. Se recomienda enjuagar dos veces su ropa, la ropa de cama, las mantas y otros artículos lavables de tu bebé. Además, durante los primeros meses, la ropa de tu bebé debe lavarse por separado.

 

Tu bebé no necesita humectantes de forma rutinaria, especialmente si no lo bañas todos los días. Sin embargo, si sientes que la piel de tu bebé está demasiado seca, puedes usar un humectante hipoalergénico sin fragancia inmediatamente después del baño. Si estos cambios en la piel persisten, es mejor que te comuniques con su pediatra.

 

Durante las primeras semanas de tu bebé, sus dedos serán tan pequeños que las uñas crecerán muy rápidamente y es posible que debas cortarlas con una frecuencia de hasta dos veces por semana. Puedes utilizar una lima de uñas blanda o un cortaúñas diseñado para bebés para cortarle las uñas. Sé muy, muy cauteloso y aprovecha los momentos en los que está más tranquilo, como cuando duerme. Por el contrario, las uñas de los pies crecen mucho más lentamente y son más maleables, por lo que es posible que solo tengas que recortarlas una o dos veces al mes.

 

Estefanía Henríquez Luthje, MD

Latest Blog

Scroll to Top